Skip to main content
  1. Huerta/

El poder de los pequeños huertos y el cambio climático

10 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Cambio Climático Kate Brown Garden Huertos
Ciencias planetarias, astronomía, horticultura urbana agroecológica, poesía, filosofía, fotografía, varios.
Table of Contents

Leda Zimmerman, de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales del MIT, entrevistó a Kate Brown, profesora de Historia de esa universidad, quien analizó cómo la gente común y corriente que actúa en sus pequeñas comunidades puede ofrecer una esperanza para el futuro. Es una historia interesante de leer, porque puede ser la historia de ustedes… aunque no lo sabían hasta ahora.

La profesora de Historia, Kate Brown, señala que los pequeños huertos familiares en las ciudades, el intercambio de hortalizas, es una señal de esperanza en medio del cambio climático.
La profesora de Historia, Kate Brown, señala que los pequeños huertos familiares en las ciudades, el intercambio de hortalizas, es una señal de esperanza en medio del cambio climático. Crédito de la imagen: Annette Hornischer

Para abordar la crisis climática, es necesario comprender la historia ambiental. La investigación de la profesora Brown normalmente se ha centrado en catástrofes ambientales. Más recientemente, Brown ha estado explorando un tema más esperanzador: los huertos1 pequeños.

Brown es profesora distinguido Thomas M. Siebel de Historia de la Ciencia en el Programa de Ciencia, Tecnología y Sociedad del MIT. En la sesión de preguntas y respuestas con Zimmerman, Brown analiza su investigación y cómo cree que su proyecto actual podría ayudar a poner el poder en manos de la gente común.

Tu pequeño lugar… el universo
#

Z: Usted se ha creado un nicho inusual como historiadora de catástrofes ambientales. ¿Qué le atrajo a algo tan deprimente?

B: Los historiadores a menudo estudian Nueva York, Varsovia, Moscú, Berlín, pero si vas a estas pequeñas ciudades de las que nadie ha oído hablar, allí es donde ves la destrucción tras el progreso. Probablemente esto se deba a que crecí en una ciudad manufacturera en el cinturón industrial del Medio Oeste (de Estados Unidos), viendo cómo las tiendas quebraban y las casas estaban vacías. Me interesé mucho por las personas que fueron las últimas en apagar las luces.

Chernobyl y la complicidad
#

Z: ¿Este interés por los lugares devastados por el cambio tecnológico y económico le llevó finalmente a su investigación sobre Chernobyl?

B: Primero estudié las consecuencias para la salud y el medio ambiente de los desechos radiactivos en comunidades cercanas a instalaciones de armas nucleares en Estados Unidos y Rusia, y luego decidí centrarme en los impactos sobre la salud y el medio ambiente de la lluvia radiactiva del desastre de la planta de energía nuclear de Chernobyl.Después de obtener acceso a los registros de la KGB en Kiev, me di cuenta de que había un Klondike2 de registros que describían lo que los funcionarios soviéticos en ese momento llamaron un “desastre de salud pública”. La saturación de radiactividad en el medio ambiente y en los suministros de alimentos fue tomada no con dispositivos sensibles, sino al notar los cambios en la ecología y en el cuerpo humano. Documenté cómo los líderes de Moscú históricamente y décadas después se involucraron en un encubrimiento, y que incluso los organismos internacionales encargados de examinar las cuestiones nucleares se mostraron reacios a reconocer este desastre de salud pública en curso debido a las responsabilidades de sus propios países por la producción y pruebas de armas nucleares durante el Guerra Fría.

Una cuestión de escala
#

Z: ¿Por qué pasó de los estudios de lo que llama “tierras baldías modernistas” al tema del cambio climático?

B: Periodistas y académicos han trabajado duro en las últimas dos décadas para que la gente comprenda el alcance, la escala y la verosimilitud del cambio climático. Y eso es genial, pero algunas de estas historias catastróficas que contamos no hacen que la gente se sienta muy segura. Tienen un efecto paralizante sobre nosotros. El cambio climático es uno de los muchos problemas que son demasiado grandes para que los aborde una sola persona, o cualquier entidad, ya sea una nación enorme como Estados Unidos o un organismo internacional como las Naciones Unidas.

Así que pensé en empezar a trabajar en algo a muy pequeña escala que ponga la acción en manos de gente normal para tratar de contar una historia más esperanzadora. Estoy terminando un nuevo libro sobre personas de clase trabajadora que fueron expulsadas de sus granjas en el siglo XIX y terminaron en megaciudades como Londres, Berlín, Amsterdam y Washington D.C., y encontraron tierras en la periferia de las ciudades. Comenzaron a cavar, a cultivar sus propios alimentos y a cooperar juntos. Básicamente recrearon formas de los bienes comunes en las ciudades. Y al hacerlo, generaron la agricultura más productiva de la historia.

Ah, París, París…
#

Z: ¿Cuáles son algunos de los aspectos más destacados de esta extraordinaria generación de alimentos basada en las ciudades?

B: En París, alrededor de 1900, 5.000 agricultores urbanos cultivaban frutas, verduras y productos frescos para 2 millones de parisinos y sobraba un excedente para venderlo en Londres. Plantarían de tres a seis cultivos al año en una extensión de tierra utilizando estiércol de caballo para calentar los suelos desde abajo para adelantar la temporada y obtener cultivos de primavera en invierno y cultivos de verano en primavera.

Un economista agrícola analizó los insumos y los productos de estas granjas parisinas. Encontró que no había comparación con los campos de la Revolución Verde de los años 1970. Aquellos hortelanos urbanos producían mucho más por acre, sin fertilizantes a base de petróleo.

Jardines, huertos y arrecifes de coral
#

Z: ¿Cuál es la conexión entre pequeños huertos como estos y la crisis climática global, donde las personas pueden sentirse perdidas ante la magnitud de los problemas?

B: Puedes pensar en un pequeño jardín urbano como un arrecife de coral, donde llega un pequeño gusano y construye su cueva. Y luego otro se une al primero, y así sucesivamente.Muy pronto tendremos un gran arrecife de coral con una plataforma para sustentar cientos de especies diferentes: una rica biodiversidad. Los pequeños huertos funcionan de esa manera en las ciudades, que es una de las razones por las que las ciudades son ahora sorprendentes puntos críticos de biodiversidad.

Transformar los espacios verdes urbanos en pequeños huertos no requiere un acto de Dios, de la ONU o del Congreso de los Estados Unidos para lograr un cambio. Podría simplemente ir a su municipio y decir: “Escuche, ahora tenemos un código de zonificación que dice que cada vez que hay un condominio nuevo, debe tener uno o dos espacios de estacionamiento, pero preferiríamos ver uno o dos espacios para huertos”.

Y si no quieres jardín, tendrás un vecino que sí lo quiera. Entonces la gente está afuera, tienen las manos en la tierra y luego comienzan a intercambiar productos entre sí. Al compartir zanahorias y calabacines, también intercambian tierra y microbios humanos. Sabemos que cuando las personas comparten microbiomas, se llevan mejor y tienen más en común. No sorprende que los humanos hayan organizado sociedades en torno a estrechar manos, besar en la mejilla, producir alimentos juntos y compartir comidas. Eso es lo que creo que hemos perdido en nuestros mundos aislados.

Hay una respuesta cercana a nosotros
#

Z: Entonces, ¿podemos abordar o mitigar los impactos del cambio climático comunidad por comunidad?

B: Creo que esa es probablemente la mejor manera de hacerlo. Cuando pensamos en energía, a menudo imaginamos depósitos de petróleo o gas, pero, como señala nuestro estudiante de posgrado Turner Adornetto, cada entorno tiene energía corriendo a través de él. Cada entorno tiene su mejor solución. Si se trata de una comunidad que vive a lo largo de un río, aprovechar la energía hidroeléctrica; o si es una comunidad que tiene toneladas de desechos orgánicos, tal vez quieras usar energía microbiana; y si es una comunidad que tiene mucho sol, entonces use diferentes tipos de energía solar. El legado del modernismo de mediados de siglo es que a los ingenieros se les ocurrió una solución única para conectar en cualquier parte del mundo, independientemente de la cultura, las tradiciones o el entorno locales. Ese es uno de los problemas que nos ha llevado a esta solución en primer lugar.

Políticamente, es una buena idea evitar que la gente sienta que está siendo presionada por un conjunto de códigos, un conjunto de leyes en términos de encontrar soluciones que funcionen. Hay formas de obtener energía y nutrientes que enriquecen el medio ambiente, formas que no lo agotan ni lo vacían. Eso lo ves muy claramente con una planta, que simplemente no hace más que crecer, contribuir y dar, ya sea en vida o en muerte. Simplemente está mejorando constantemente su entorno.

TECNOLOGÍA y tecnología
#

Z:¿Cómo se puede dar rienda suelta a la creatividad y propagar respuestas locales generalizadas al cambio climático?

B: Una de las cosas importantes que estamos tratando de lograr en humanidades es comunicarnos de la manera más práctica posible con nuestros estudiantes y el público para que cualquiera, desde un estudiante de cuarto grado hasta un jubilado, pueda participar.

Hay “TECNOLOGÍA” en letras mayúsculas, de esas que se inventan y patentan en lugares como el MIT. Y luego está la tecnología en letras minúsculas, donde la gente trabaja con cosas que tienen a mano. Ése es el tipo de creatividad a la que normalmente no prestamos suficiente atención.

Tengamos en cuenta que a finales del siglo XIX, los científicos estaban seguros de que la Tierra se estaba enfriando y que en 2020 estaría toda bajo hielo. En la década de 1950, mucha gente temía una guerra nuclear. En la década de 1960 la amenaza era la “bomba demográfica”. Cada generación parece tener su sensación apocalíptica de fatalidad. Es útil tomar el cambio climático y el Antropoceno y ponerlos en perspectiva. Estos son problemas que podemos resolver.

Importante
#

El artículo original, del que hicimos una traducción ad-hoc puede leerse aquí. Many thanks Kate Brown and Leda Zimmerman!

English abstract
#

  1. MIT Professor Kate Brown’s research has shifted from environmental catastrophes to the hopeful topic of “tiny gardens” and their potential in addressing climate change.
  2. Brown’s interest in environmental issues was sparked by her upbringing in a manufacturing town in the Midwestern Rust Belt.
  3. Her investigation of Chernobyl was initiated after studying the health and environmental consequences of radioactive waste near nuclear weapons facilities.
  4. Brown’s new book focuses on working-class people who, displaced from farms, created productive urban agriculture in cities like Paris, Berlin, and Washington D.C.
  5. These urban gardens produced more per acre than the Green Revolution fields, with no petroleum-based fertilizers, and contributed to biodiversity in cities.
  6. Brown suggests addressing climate change on a community level, using local resources and solutions, rather than one-size-fits-all approaches.

Do You Like This? Make a donation - ¿Te gusta esto? Haz una donación
#

Donaciones-Donations

Alias CBU: ALETA.GRIS.CORDON

BTC: 3GqfXZorhmypEAPrhf8LuVhfgbJWziWk7N

ETH: 0x9F036AC4FCc1F025e1B5e9dA438826E310B20245

USD Coin: 0x9F036AC4FCc1F025e1B5e9dA438826E310B20245

Ltc: MJqeqEsx6QDPpfDCXdNJEE2VEBUmWk9nQr

USDT: 0x9F036AC4FCc1F025e1B5e9dA438826E310B20245

DOGE: DMh6sDEFbY9QVsK6x3f2952wWzG2ty89Rh


  1. Recordemos que tanto “huerta” en español como “garden” en inglés se refieren a un espacio designado para la jardinería, la horticultura o el cultivo de plantas, especialmente para el consumo local. Aunque ambos términos se refieren a un espacio verde, la palabra “garden” en inglés puede ser utilizada en un contexto más amplio. Por ejemplo, “a garden” puede ser simplemente un área decorativa con césped y algunas flores, mientras que una “huerta” en español implica específicamente la presencia de árboles frutales, hortalizas u otras plantas cultivadas para el consumo. Además, hay quienes aseguran que el término “garden” es más común en el inglés americano que el término “huerta” en español. ¿Estás de acuerdo? ↩︎

  2. El término Klondike es utilizado metafóricamente para describir una fuente valiosa de información. Como lo fue la región de Klondike en Yukón, Canadá, conocida por la fiebre del oro, y así, los registros de la KGB en Kiev eran un cueva del tesoro con información sobre el desastre de Chernobyl. ↩︎

Related

El análisis climático de la Edad de Hielo reduce el peor calentamiento esperado por el aumento de CO2
6 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Cambio Climático Paleoclimatología Modelos Climáticos Geofísica Climatología
Incendios en la Amazonia arrasan Roraima
7 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Amazonia Incendios Forestales El Niño Brasil Cambio Climático
Sin conclusiones precipitadas sobre desajustes en la naturaleza
4 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Biología Misha Zhemchuzhnikov Aves Cambio Climático Insectos Calidris
Hilary empapó el Oeste de Estados Unidos y México
3 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Tierra Hilary Huracanes Cambio Climático
La textura del suelo afecta cómo se almacena el carbono bajo tierra
5 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Suelos Carbono Microbios Clima Calentamiento Cambio Climático
El volcán Tungurahua arrojó metales pesados ​​al suministro de alimentos de Ecuador
6 mins
Ricardo Daniel González Guinder
Tungurahua Metales Pesados Ecuador Volcanes