POSTS

Descubrieron Farout, un muy remoto planeta enano

- 6 minutos de lectura - 1082 palabras

Un equipo de astrónomos descubrió el cuerpo más distante jamás observado en nuestro Sistema Solar. Es el primer objeto conocido del Sistema Solar que ha sido detectado a una distancia que está más de 100 veces más lejos que la Tierra del Sol. Ha sido apodado Farout (Distante, Lejano, también Genial), por sus descubridores, pero tiene el menos probable de recordar, y protocolar nombre 2018 VG18.

Concepto artístico de 2018 VG18, Farout, con el cuerpo celeste en primer plano y, en un distante segundo plano, el Sol. Crédito de la imagen: Roberto Molar Candanosa/Carnegie Institution for Science.

El hallazgo del nuevo objeto fue anunciado ayer por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, que le dio la designación provisional 2018 VG18. El descubrimiento fue encabezado por Scott S. Sheppard, de Carnegie Institution for Science; David Tholen, de University of Hawaii, y Chad Trujillo, de Northern Arizona University.

2018 VG18 (Farout), se halla a unas 120 unidades astronómicas (UA), donde 1 UA es definida como la distancia entre la Tierra y el Sol. Eris es el segundo objeto más distante observado de nuestro Sistema Solar, a unas 96 UA. Plutón está a unas 34 UA, lo que ubica a 2018 VG18 más de tres veces y media más lejos del planeta enano más famoso de nuestro Sistema Solar.

Distancias a escala del Sistema Solar mostrando el recientemente hallado 2018 VG18, apodado Farout, comparado con otros objetos conocidos del Sistema Solar. Ilustración de Roberto Molar Candanosa y Scott S. Sheppard, Carnegie Institution for Science.

El Duende

2018 VG18 fue descubierto como parte de la búsqueda continua que realiza el equipo de objetos extremadamente distantes del Sistema Solar, incluyendo el sospechado Planeta X, que en ocasiones es también denominado Planeta Nueve. En octubre último, el mismo grupo de investigadores anunció el descubrimiento de otro objeto distante de nuestro Sistema Solar, llamado 2015 TG387 y apodado El Duende (The Goblin, en inglés). El apodo deviene de la utilización de las letras T y G, y porque fue hallado en proximidades del día de Halloween, en 2.015. El Duende fue descubierto a unas 80 unidades astronómicas y tiene una órbita que es consistente con la influencia de un planeta jamás observado, en la era moderna, que tendría el tamaño de una súper-Tierra, que ha sido denominado Planeta X, y que se estima está allí, por la influencia que tiene sobre cuerpos celestes de la zona, en los márgenes bien alejados de nuestro Sistema Solar.

Biden

La existencia de un noveno planeta grande en esas áreas del Sistema Solar fue propuesto por este equipo de investigación en 2.014, cuando fue descubierto 2012 VP113, apodado Biden, un objeto sednoide que se halla a unas 84 unidades astronómicas.

Planeta X

2015 TG387 y 2012 VP113 jamás se acercan a los planetas gigantes de nuestro Sistema Solar, como Neptuno y Júpiter, para tener interacciones gravitacionales significativas con ellos. Esto significa, según los investigadores de Carnegie, que estos objetos extremadamente distantes pueden experimentar lo que está sucediendo en los límites exteriores del Sistema Solar. El equipo que lo descubrió no conoce muy bien, hasta ahora, la órbita de 2018 VG18, por lo que no son capaces de determinar si tiene signos de haber sido moldeado por el Planeta X.

“2018 VG18 está más distante y se desplaza mucho más lento que cualquier otro objeto observado de nuestro Sistema Solar, por lo que la determinación completa de su órbita tomará algunos años. Pero fue hallado en una ubicación similar en el cielo a la de otros objetos conocidos del Sistema Solar, lo cual sugiere que debería tener el mismo tipo de órbita que tienen los otros. Las similitudes orbitales mostradas por varios de los cuerpos pequeños y distantes conocidos del Sistema Solar, fue el catalizador para nuestra aseveración original de que es un planeta distante, masivo, que actúa como pastor de esos objetos más pequeños, a varias cientos de unidades astronómicas de aquellos objetos más pequeños”, señaló Sheppard.

“Todo lo que conocemos actualmente sobre 2018 VG18 es que está a una gran distancia del Sol, su diámetro aproximado y su color. Porque está tan distante, se desplaza por su órbita muy lentamente, a tal punto que le tomaría más de 1.000 años hacer un viaje completo alrededor del Sol”, añadió Tholen.

Las imágenes de 2018 VG18 captadas por el Telecopio Subaru el 10 de noviembre de 2.018. Imagen publicada por cortesía de Scott Sheppard y David Tholen.

Las imágenes del descubrimiento de 2018 VG18 fueron tomadas en el telescopio japonés de 8 metros Subaru, ubicado en la cumbre de Mauna Kea, Hawái, el 10 de noviembre de 2.018.

Una vez que fue hallado, se necesitó su observación por el mismo telescopio, y por otras fuentes, para confirmar su existencia tan distante. Y así, 2018 VG18 fue observado por segunda vez a comienzos de diciembre por los telescopios Magellan, en el Observatorio Las Campanas, en Chile. Estas observaciones fueron realizadas por el equipo con el aporte del estudiante graduado Will Oldroyd, de Northern Arizona University. A la semana siguiente, monitorearon 2018 VG18 con los telescopios Magallanes para establecer su trayectoria a través del cielo y obtener sus propiedades físicas básicas, como su brillo y color.

El rosado del hielo

Así, Magallanes confirmó que se halla a unas 120 unidades astronómicas, convirtiéndolo en el primer objeto de nuestro Sistema Solar en ser observado más allá de las 100 unidades astronómicas. Su brillo sugiere que tiene alrededor de 500 kilómetros de diámetro, con una forma bastante esférica y es un planeta enano. Tiene un tono rosado, color asociado generalmente a los objetos ricos en hielo.

Trujillo, por su parte, destacó que “este descubrimiento es un logro de investigación realmente internacional, utilizando telescopios emplazados en Hawái y Chile, operados por Japón así como por un consorcio de instituciones de investigación y universidades de los Estados Unidos. Finalmente estamos explorando los límites de nuestro Sistema Solar, más allá de Plutón, con cámaras nuevas de campo amplio en algunos de los telescopios más grandes del mundo”.

El telescopio Subaru es propiedad y es operado por Japón, y el tiempo de observación tan importante que obtuvo el equipo que realizó el hallazgo fue gracias a la combinación de tiempo concedido a la Universidad de Hawái, así como la National Science Foundation, de Estados Unidos, a través de tiempo del intercambio de utilización de tiempo de observación entre el National Optical Astronomy Observatory (NOAO), y el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ, por National Astronomical Observatory of Japan).

comments powered by Disqus