Huracanes 2017 y aerosoles en la atmósfera

Observados por satélites de la NASA

Este artículo permite ver los huracanes y tormentas tropicales -algunas de ellas devastadoras- de la temporada 2017 en el Océano Atlántico, y los aerosoles de la sal de mar, el polvo, mayormente del Sahara, y el humo de incendios forestales en el Noroeste de Estados Unidos y en Portugal y Galicia, en su viaje a otras partes del mundo.

En una visualización de excelente calidad -como acostumbra el equipo de Goddard Media Studios del Centro de Vuelo Espacial Goddard, de la NASA-, podemos seguir el rastro de las pequeñas partículas de sal de mar, de polvo y de humo, ‘trepadas’ a los sistemas de tormenta que este año sacudieron el Atlántico y acarrearon consecuencias sobre el Mar del Norte, por lo menos; ya que estos aerosoles son desplegados por todo el mundo.

La imagen muestra tres tipos de aerosoles: sal de mar, polvo y humo, arrastrados por los sistemas de tormentas tropicales y de los huracanes de la temporada 2017, entre el 1° de agosto y el 1° de noviembre. Crédito de la imagen: NASA-GMS/Goddard Space Flight Center.

Las pequeñas partículas de aerosoles, como el humo, el polvo y la sal marina son transportadas a través del planeta, haciendo visibles los patrones meteorológicos y otros procesos físicos normalmente invisibles.

La visualización utiliza información de los satélites de la NASA, que combinada con modelos matemáticos en una simulación por ordenador, permite a los científicos estudiar los procesos físicos en nuestra atmósfera. Siguiendo a la sal del mar que es evaporada desde el océano, podemos ver las tormentas de la temporada de huracanes de 2017, incluyendo a Ofelia, José, Irma, Harvey y María. Simultáneamente, enormes incendios forestales en el Noroeste de Estados Unidos, lindante con el Pacífico, liberaron humo hacia la atmósfera.

Gigantescos patrones climáticos pueden transportar estas partículas a grandes distancias: a comienzos de septiembre, podemos ver una línea de humo desde Oregón y Washington, en Estados Unidos, bajando a las Grandes Planicies, a través del sur, y atravesando el Atlántico hacia Inglaterra.

El polvo del Sahara también es atrapado en los sistemas de tormentas y desplazado desde África hacia las Américas. Como sea, a diferencia de la sal de mar, el polvo es removido del centro de la tormenta. Las partículas de polvo son absorbidas por pequeñas gotas en las nubes y luego arrojadas fuera de esos sistemas, con la precipitación de lluvias.

Los avances en la velocidad de las supercomputadoras permiten a los científicos incluir más detalles de estos procesos físicos en sus simulaciones, para ver cómo interactúan los aerosoles con los sistemas de tormentas. El vídeo fue realizado por Goddard Media Studios. La traducción ad-hoc fue realizada por mi. Para disfrutar el vídeo con subtítulos, pueden elegirlos en español, en inglés, o sin ellos.

comments powered by Disqus