Rosetta vio polvo emergiendo del cometa

El año pasado, una fuente de polvo fue detectada surgiendo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko por la sonda espacial Rosetta. La pregunta surgió inmediatamente: ¿qué la impulsaba? Ahora los científicos sugieren que la explosión fue conducida desde el interior del cometa, tal vez por la liberación de venteos de antiguos gases o bolsones de hielo oculto.

Rosetta, la sonda de la Agencia Espacial Europea la observó el 3 de julio de 2016, unos meses antes que la sonda y el cometa estuvieran alejándose del Sol a unos 500 millones de kilómetros de distancia.

Una columna de polvo del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko, vista en julio de 2016 por la cámara gran angular OSIRIS a bordo de la sonda espacial Rosetta. La sombra de la columna se proyecta sobre la cuenca, en la región Imhotep. Esta columna fue especialmente útil desde una perspectiva científica. Además de observar el lugar de la columna y la columna en sí, la trayectoria de Rosetta la llevó a través del material eyectado, permitiendo a los instrumentos la obtención de importantes mediciones in situ. El análisis de esa información indica que una fuente de energía, aún no determinada, que yace bajo la superficie, ayudó a potenciar la columna. Crédito de la imagen: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.

“Vimos una columna brillante de polvo emergiendo de la superficie como si fuese una fuente. Se prolongó por alrededor de una hora, produciendo alrededor de 18 kilogramos de polvo por segundo”, señaló Jessica Agarwal, del Instituto Max Planck para Investigación del Sistema Solar1, en Göttingen, Alemania, autora principal de un artículo.

Junto a un aumento incremental en el número de partículas de polvo que fluían desde el cometa, los instrumentos de Rosetta también detectaron granos pequeños de hielo de agua.

Las imágenes adquiridas por Rosetta mostraban la ubicación de la explosción: una pared de 10 metros de alto alrededor de una depresión circular en la superficie.

Previamente habían sido observadas en el cometa, columnas, acantilados colapsando y características similares, pero la detección de esta fue especialmente afortunada: así como la obtención de imágenes con muchos detalles de la ubicación, Rosetta también tomó muestras del material eyectado.

Una columna de polvo del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko, observada por la sonda espacial Rosetta, de la Agencia Espacial Europea, el 3 de julio de 2016, brindó evidencia de que la explosión fue alimentada desde el interior profundo del cometa, tal vez liberada por antiguas galerías que retenían gas o bolsones de hielo oculto. Arriba a la izquierda, un modelo del cometa en la que se destaca la región Imhotep. Una flecha indica la cuenca desde la que emergió la columna. Abajo a la izquierda, una imagen del cometa adquirida por la cámara de navegación de Rosetta el 5 de febrero de 2016, mostrando el área más claramente. Arriba a la derecha, una imagen obtenida por la cámara gran angular OSIRIS el 3 de julio de 2016 a las 7:50 horas GMT, mientras se producía el estallido. Debajo dos imágenes captadas por la cámara de ángulo estrecho OSIRIS que permiten la comparación de la región: a la izquierda, la adquirida el 2 de julio, unas 10 horas antes de la explosión, y a la derecha, la misma región, observada el 3 de mayo. Crédito de la imagen: Imagen del cometa ESA/Rosetta/NavCam; modelo del cometa: ESA; las restantes: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.

“Esta columna fue realmente especial. Tenemos gran cantidad de información de cinco instrumentos diferentes sobre cómo cambió la superficie y sobre el material eyectado porque por fortuna Rosetta se hallaba volando a través de la columna y mirando hacia la parte correcta de la superficie cuando esto sucedió. Rosetta no había provisto antes una cobertura tan detallada y abarcativa de un evento como este”, detalló Agarwal.

Inicialmente, los científicos pensaron que la columna podría haberse tratado de hielo superficial evaporándose por la luz solar. Sin embargo, las mediciones de Rosetta mostraron que debía haber sucedido algo más dinámico para lanzar esa cantidad de polvo hacia el espacio.

“La energía debe haber sido liberada desde abajo de la superficie para impulsarlo. Hay procesos en los cometas que evidentemente aún no comprendemos completamente”, indicó Agarwal.

Esta imagen es una composición en falso color, donde los parches azul pálido destacan la presencia y ubicación de hielo de agua. La imagen fue construida de tres imágenes diferentes tomadas por la cámara de ángulo estrecho OSIRIS. Combina canales del infrarrojo cercano, verde y azul (coloreados en rojo, naranja y azul, respectivamente) Crédito de la imagen: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

Aún permanece sin explicación cómo fue liberada esa energía. Tal vez estaba presurizada en burbujas de gas elevándose a través de cavidades subterráneas y liberándose a través de chimeneas antiguas, o en almacenes de hielo que reaccionaban violentamente cuando fueron expuestos a la luz solar.

“Uno de los grandes objetivos de Rosetta era comprender cómo trabaja un cometa. Por ejemplo, cómo se forma y cómo cambia la envoltura gaseosa con el paso del tiempo. Por eso son interesantes las explosiones, pero todavía no somos capaces de predecir cómo y dónde podrán ocurrir; tenemos que ser afortunados para capturarlos. Teniendo una cobertura completa, multi-instrumental, de una explosión de este tipo y su efecto en la superficie es realmente importante para revelar cómo fueron impulsados estos eventos. Ahora, los científicos de Rosetta están combinando mediciones realizadas en el cometa con simulaciones por ordenador y trabajo de laboratorio para hallar qué impulsa esas columnas en los cometas”, expresó Matt Taylor, científico de proyecto de Rosetta en la Agencia Espacial Europea.

“Evidence of sub-surface energy storage in comet 67P from the outburst of 3 July 2016,” por J. Agarwal et al., fue aceptado para su publicación en Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Notas al pie


  1. Max Planck Institute for Solar System Research [return]
comments powered by Disqus