Descubren el primer asteroide o cometa de otro Sistema Solar

Cuando se alejaba velozmente de la Tierra

Un asteroide, o tal vez un cometa, recientemente descubierto, parece que se originó en el exterior del Sistema Solar, viajando desde un lugar de la galaxia no determinado por aún por los científicos. Si fuera así, sería el primer ‘objeto interestelar’ observado y confirmado por los astrónomos.

Según informó la NASA, este objeto inusual, hasta el momento designado A/2017 U1 tiene menos de 400 metros de diámetro y se desplaza a una velocidad realmente alta. Los astrónomos de todo el mundo están trabajando a prisa para dirigir sus telescopios emplazados en la Tierra, y en el espacio, hacia este objeto. Luego que la información obtenida sea analizada, los astrónomos podrán decirnos más sobre el origen y la composición de este cuerpo celeste.

Trayectoria del objeto A/2017 U1, un asteroide o cometa proveniente del exterior de nuestro Sistema Solar, que provino en dirección a la Constelación La Lira y se aleja a toda velocidad rumbo a la Constelación Pegaso. La animación fue realizada por Bad Astronomer (¡Gracias!)

A/2017 U1 fue descubierto el 19 de octubre de 2017 por el telescopio Pan-STARSS 1 de la Universidad de Hawai, en Haleakala, durante una búsqueda nocturna de objetos cercanos a la Tierra para la NASA. Rob Weryk, un investigador postdoctoral del Instituto de Astronomía (IfA)1 de la Universidad de Hawai, fue el primero en identificar el objeto moviéndose y enviarlo al Minor Planet Center2. Weryk buscó en el archivo de imágenes de Pan-STARRS, y halló que también se advertía en imágenes adquiridas la noche anterior, pero no había sido identificado por el sistema de procesamiento de objetos en movimiento.

Vídeo realizado por Jet Propulsion Laboratory para ejemplificar cómo opera la red de monitoreo, identificación y seguimiento de objetos cercanos a la Tierra, integrada por gigantescos telescopios y astrónomos aficionados de todo el mundo.

Weryk inmediatamente se dio cuenta de que este era un objeto inusual, porque “su movimiento no podía ser explicado utizando cualquier órbita normal de un asteroide o un cometa del Sistema Solar”. Contactó a Marco Micheli, graduado de IfA, quien también advirtió lo mismo utilizando sus propias de seguimiento tomadas en el telescopio de la Agencia Espacial Europea en Tenerife, Islas Canarias. Pero al combinar la información, todo tuvo sentido y Weryk concluyó que “este objeto vino del exterior de nuestro Sistema Solar”, dijo Weryk.

“Esta es la órbita más extrema que he visto jamás. Esta yendo extremadamente rápido y en un tipo de trayectoria que podemos decir con confianza que este objeto está en camino a salir del Sistema Solar y no regresará”, señaló Davide Farnocchia, científico del Centro para el Estudio de Objetos Cercanos a la Tierra (CEOCT)3, de Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California.

El equipo de CEOCT trazó la trayectoria actual del objeto, y también observó su posible futuro. Así determinó que A/2017 U1 arribó desde la Constelación La Lira4, atravesando el espacio interestelar a una valocidad de 25,5 kilómetros por segundo.

El Observatorio Pan-STARRS 1 en Halealakala, Maui. Crédito de la imagen: Rob Ratkowski

El objeto se aproximó a nuestro Sistema Solar casi ‘por arriba’ encima de la elíptica, el plano aproximado en el espacio donde los planetas y muchos asteroides orbitan el Sol, así que no tuvo encuentros cercanos con los ocho planetas mayores durante su zambullida hacia el Sol. El 2 de septiembre de 2017, el pequeño cuerpo cruzó debajo del plano de la eclíptica apenas por dentro de la órbita de Mercurio y entonces hizo su aproximación más cercana al Sol, el 9 de septiembre. Jalado por la gravedad del Sol, hizo una curva cerrada por debajo del Sistema Solar, pasando bajo la órbita de la Tierra el 14 de octubre a unos 24 millones de kilómetros de distancia, unas 60 veces la distancia a la Luna. Ahora trepó rápidamente sobre el plano de los planetas y, viajando a 44 kilómetros por segundo con respecto al Sol, el objeto visitante está acelerando en dirección a la Constelación Pegaso5.

“Habíamos sospechado por mucho tiempo que estos objetos podrían existir, porque durante el proceso de formación de planetas un montón de material habría sido eyectado desde sistemas planetarios. Lo más sorprendente es que nunca antes habíamos visto objetos interestelares en tránsito”, explicó Karen Meech, astrónoma de IfA especializada en cuerpos pequeños y su conexión con la formación del Sistema Solar.

A/2017 U1, el objeto que todo parece indicar provino desde otro Sistema Solar. Aproximándose desde arriba, llegó a la mayor cercanía del Sol el 9 de septiembre de 2017. Viajando a 44 kilómetros por segundo, este objeto de 400 metros de diámetro, se dirige a toda velocidad lejos de la Tierra, y del Sol, en su camino de salida hacia el exterior de nuestro Sistema Solar. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

El Centro de Planetas Menores (CPM) le asignó provisionalmente la designación A/2017 U1. El director del CPM, Matt Holman, indicó que “este tipo de descubrimientos demuestran el gran valor científico de monitoreos continuos de amplio campo del cielo, junto a intensas observaciones de seguimiento, para encontrar cosas que de otra manera no sabríamos que están allí”.

Como se trata del primer objeto de este tipo descubierto hasta ahora, las reglas para la nominación de este tipo de objeto necesitarán ser establecidad por la Unión Astronómica Internacional (UAI).6

Órbita del objeto A/2017 U1, proveniente de otro Sistema Solar, que se acercó al Sol y luego de un envión gravitacional fue lanzado en una trayectoria que lo llevará hacia otras estrellas en la Constelación Pegaso. La trayectoria del asteroide o cometa es mostrada en línea punteada, y en el círculo detallado, el punto en que fue descubierto, cuando ya se alejaba raudamente de la Tierra. Crédito de la imagen: Brooks Bays/SOEST Publication Services/UH Institute for Astronomy.

“Hemos estado esperando este día por décadas. Se ha teorizado largamente que existen este tipo de objetos (asteroides o cometas moviéndose entre las estrellas y pasando ocasionalmente a través de nuestro Sistema Solar, pero esta es la primera detección de este tipo. Hasta ahora, todo indica que esto esto parece un objeto interestelar, pero más información ayudará a confirmarlo”, aseguró Paul Chodas, gerente del Centro de Estudio de Objetos Cercanos a la Tierra.

Notas al pie


  1. Institute for Astronomy. [return]
  2. Centro de Planetas Menores. [return]
  3. NASA’s Center for Near-Earth Object Studies. [return]
  4. constellation Lyra. [return]
  5. constellation Pegasus. [return]
  6. International Astronomical Union (IAU). [return]
comments powered by Disqus