Se profundiza el mínimo histórico del hielo ártico

Verificado por la información satelital

El hielo marino en el Ártico parece haber alcanzado su nivel anual más bajo el 13 de septiembre de 2017, según reportaron la NASA y el Centro Nacional de Información de Nieve y Agua (NSIDC), de la Universidad de Colorado, Boulder. Análisis de información satelital realizados por el NSIDC y la NASA indicaron que con 4,64 millones de kilómetros cuadrados, la extensión mínima del hielo marino ártico es el octavo mínimo histórico en el registro satelital a largo término, que comenzó en 1978.

En un artículo firmado por María-José Viñas1, del equipo de noticias de Ciencias de la Tierra de la NASA, se recordó que nos referimos al hielo marino2 ártico, la capa de agua congelada que cubre gran parte del Océano Ártico y los mares vecinos, como si se tratara del ‘sistema de aire acondicionado’ del planeta: su superficie blanca ‘rebota’ la energía solar hacia el espacio, enfriando la Tierra. El casquete de hielo marino cambia con las estaciones, creciendo en otoño e invierno y reduciéndose en primavera y verano. Su nivel mínimo en verano, que sucede típicamente en septiembre, ha ido disminuyendo en conjunto, a un ritmo acelerado desde fines de 1970 a consecuencia de las temperaturas más cálidas.

¿Por qué nos interesan estos datos?

Cuando selecciono artículos como el mencionado para compartirlos en este sitio, muchas veces me pregunto – también porque los lectores me lo cuestionan sin miramientos –, por qué deberíamos preocuparnos por estos sitios tan remotos, que sólo son habitados por científicos, investigadores, y aún fuerzas militares de distintos países. Al menos para mi, la respuesta es muy simple: la Tierra es un organismo vivo integral; si lo prefieren, un mecanismo orgánico integral, en el que como el cuerpo humano, aunque nuestra cabeza y nuestros pies nos parezcan tan lejanos, están íntimamente conectados. Al punto que deberíamos interesarnos tanto por el estado de uno como de otro; me refiero a la Tierra y a nuestro propio cuerpo.

Por caso, en el Ártico este año la fecha del mínimo del hielo marino se adelantó dos días a la fecha promedio. Según la información satelital, el mínimo registrado en la fecha más temprana fue el 5 de septiembre de los años 1980 y 1987, y el más tardío se dio el 23 de septiembre de 1997.

El 13 de septiembre de 2017 la extensión de hielo marino ártico era de 4,64 millones de kilómetros cuadrados, el octavo registro más bajo en la era satelital. La línea naranja muestra la extensión promedio de ese día, de 1981 a 2010. Crédito de la imagen: National Snow and Ice Data Center

Los científicos del NSIDC3 indicaron que “como es típico en este momento del año, cuando la radiación solar recibida en la superficie está declinando rápidamente, la tasa de pérdida de hielo decrece durante la primera mitad de septiembre. La retracción del hielo desde el inicio de septiembre hasta el mínimo promedia los 25.300 kilómetros cuadrados por día, ligeramente más rápido que el promedio entre 1981 a 2010, que fue de 22.800 kilómetros por día.

Obviamente, también se han obtenido mediciones que indican que hubo variaciones en las temperaturas y la presión del aire en el Mar de Barents y en el Océano Ártico, y que completan el panorama. (De regreso a la comparación del cuerpo humano, sentimos la fiebre en la cabeza, pero la raíz del problema está en otra parte.)

Los 10 mínimos históricos de hielo marino ártico con registro satelital desde 1979


Ránking Año Extensión mínima de hielo Fecha
1 2012 3,39 millones de Km2 Sept. 17
2 2007 4,15 millones de Km2 Sept. 18
3 2016 4,14 millones de Km2 Sept. 10
4 2011 4,34 millones de Km2 Sept. 11
5 2015 4,43 millones de Km2 Sept. 9
6 2008 4,59 millones de Km2 Sept. 19
7 2010 4,62 millones de Km2 Sept. 21
8 2017 4,64 millones de Km2 Sept. 13
9 2014 5,03 millones de Km2 Sept. 17
10 2013 5,05 millones de Km2 Sept. 13

Efectos del repliegue estacional de hielo en los mares de Beaufort y de Chukchi

Según un informe de Artic Now, la ausencia de hielo marino forzó el traslado de las morsas a las costas del mar de Chukotka o de Chukchi en Alaska, antes que en cualquier otro momento registrado hasta ahora. La ausencia de hielo también obligó a los biólogos que monitorean a los osos polares de Alaska a acortar su temporada de campo primaveral 4. A su vez, el Centro de Predicción Climático del Servicio Meteorológico Nacional 5 de la Administración Oceanográfica y Atmosférica Nacional 6 de Estados Unidos declaró que debido a la amplitud de las aguas abiertas, las temperaturas del aire sobre los mares de Beaufort y de Chukchi, y a lo largo de la Pendiente Norte de Alaska 7 estarán probablemente, muy por encima del promedio durante este otoño.

Este gráfico muestra combinaciones de extensiones de hielo marino en los mares de Chukchi y de Beaufort del 15 de agosto al 7 de octubre para el período 2006 a 2016, incluyendo la extensión registrada hasta mediados de septiembre de 2017. Los puntos coloreados muestran el día de mínimo que se dio en la región durante años específicos. La información proviene del Multisensor Analyzed Sea Ice Extent (MASIE). Crédito del gráfico: Cortesía de Richard Thoman/National Weather Service Alaska Region Environmental and Scientific Services Division

Rick Thoman, del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos, en Fairbanks, Alaska, recopiló un análisis combinado de la extensión de hielo de los mares Chukchi y Beaufort, del producto Extensión de Hielo Marino Analizado por Multisensor (MASIE)8. MASIE está basado en análisis operacionales de hielo del Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos 9, y la información es archivada y distribuida por el NSIDC. El trabajo muestra que para la región el registro de 2017 decae a través de gran parte del verano, pero luego de mediados de agosto el paso de la pérdida de hielo se ralentiza respecto a años recientes. Mientras parece probable que la extensión en los mares de Beaufort y de Chukchi podría alcanzar un mínimo histórico (establecido en 2012), también es posible que esté entre los cuatro o cinco más bajos en el registro de MAISIE. Notemos que el rango en fechas para la extensión mínima en la región difiere de aquellos para el Ártico en conjunto y tiende a darse más tarde, extendiéndose desde el 10 de septiembre, en 2015, al 25 de septiembre en 2007 y en 2008. En otras palabras, los mares Chukchi y Beaufort pueden continuar con la pérdida de hielo luego que sea alcanzada la extensión mínima global del Ártico. La información brindada por los sensores de microondas pasivas, a bordo de satélites con órbita polar, y que no fue divulgada por los científicos del NSIDC, señala que el mínimo registrado en Chukchi y Beaufort ocurrió tan tempranamente como el 14 de agosto en 1980, y tan tardíamente como el 2 de octubre de 1991.

Mínimos muy mínimos

Imagen del hielo marino ártico el 13 de septiembre de 2017, cuando el hielo llegó a su mínimo anual. La línea amarilla marca el promedio mínimo de la extensión de hielo marino en 30 años, computado sobre el período que comprende de 1981 a 2010. Observen que los pasos marítimos que otrora estaban más complicados por la presencia de hielo marino, ha decaído hasta dejarlos como pasos de aguas abiertas. Crédito de la imagen: Helen-Nicole Kostis, del Estudio de Visualización Científica del Centro Espacial Goddard, de la NASA.

Este año, las temperaturas en el Ártico han sido relativamente moderadas para esas latitudes muy elevadas, y, en algunas regiones, en promedio, han sido aún más frías. Sin embargo, en 2017 la extensión mínima del hielo marino es de 1,58 millones de kilómetros cuadrados, por debajo del promedio registrado entre 1981-2010.

“Cuánto hielo se perderá al final del verano, en cualquier año determinado, depende tanto del estado de la cubierta de hielo al comienzo del año como de las condiciones climáticas que afectan el hielo. Las condiciones climáticas no han sido particularmente significativas este verano. El hecho de que aún así terminamos con bajas extensiones de hielo marino, es porque hoy, las condiciones de las líneas de base del hielo, son peores que las de las líneas de base de 38 años atrás”, indicó Claire Parkinson, científica climatológica senior del Centro Espacial Goddard, de la NASA, en Greenbelt, Maryland.

El hielo marino ártico parece haber alcanzado su extensión anual más baja para 2017, según indicaron científicos del Centro Nacional de Nieve y Hielo. Las observaciones señalan que el 13 de septiembre de 2017, la extensión de hielo se redujo a 4,64 millones de kilómetros cuadrados, el octavo mínimo histórico más bajo en el registro satelital. Crédito de la imagen: Helen-Nicole Kostis, del Estudio de Visualización Científica del Centro Espacial Goddard, de la NASA.

Los tres años con mínimo histórico más bajo de hielo marino ártico - 2012, 2016 y 2007 -, experimentaron condiciones climáticas inusuales, incluyendo tormentas veraniegas fuertes que golpearon el casquete de hielo y aceleraron su derretimiento. “En todos esos casos, las condiciones climáticas contribuyeron a reducir la cobertura de hielo. Pero si hubiera ocurrido exactamente el mismo sistema climático tres décadas atrás, es bastante poco probable que pudiera haber causado tanto o más daño a la cobertura de hielo marino, porque entonces el hielo era más grueso y cubría más la región, de ahí que tuviera más capacidad de soportar tormentas”, agregó Parkinson.

¿Y en la Antártida, cómo vamos?

En la otra punta del planeta, la Antártida se está encaminando a la máxima extensión anual de hielo marino, que típicamente ocurre en septiembre o a comienzos de octubre. En 2017, la máxima extensión es probable que esté entre los cinco mínimos históricos más bajos del registro satelital; una continuación de las bajas extensiones de 2015 y 2016 que representan un dramático cambio en los acontecimientos, luego de una racha de extensiones históricas máximas de hielo que se dieron en 2012, 2013 y 2014. Hasta ahora (tomemos esto al momento en que los científicos habían difundido sus hallazgos: 17 de septiembre de 2017), las extensiones de hielo antártico de septiembre de este año son comparables a los del año pasado.

Claire Parkinson

Dra. Claire L. Parkinson, climatóloga.

“Lo que ha sido más sorprendente sobre la cambiante cobertura de hielo marino en las décadas pasadas, fue el hecho de que el hielo marino antártico estaba incrementándose en vez de decaer. El hecho de que el hielo marino ártico disminuyese no fue sorprendente porque era de esperar con un clima que iba templándose, a pesar de que la tasa total de bajas fue más grande de lo pronosticado por la mayoría de los modelos” por computadora, precisó Parkinson.

La científica advirtió que si bien aún es muy temprano para hablar de una reversión a largo plazo en el comportamiento del hielo marino antártico, las reducciones atestiguadas en los dos últimos años provee información importante para probar las variadas hipótesis que plantearon los científicos para explicar por qué se ha ido incrementando, entre 1979 y 2015 la cobertura total del hielo marino antártico.

Hielo marino antártico cercano al máximo invernal

Luego de la extensión mínima veraniega registrada en marzo, a mediados de septiembre de este año la extensión de hielo marino antártico se hallaba cerca del máximo invernal. (Debemos evitar confundir la referencia a los máximos estacionales, por caso el máximo invernal, con la cifra resultante de las mediciones, que puede ser baja, o muy baja.10) Es probable que esté entre las cinco extensiones invernales más bajas registradas en la era satelital. A mediados de septiembre, era apenas inferior a los 18 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente medio millón de kilómetros por debajo de la extensión media registrada desde 1981 a 2010. El hielo marino está por debajo de la extensión típica en el sector del Océano Índico, en los sectores septentrionales del Mar de Ross y del Mar de Weddell, y ligeramente por arriba de la extensión promedio en la región septentrional del Mar de Amundsen.

Entre el 9 y el 17 de septiembre de 2016, la pérdida de hielo marino antártico fue de alrededor de 100 mil kilómetros cuadrados diarios, y la extensión de hielo marino cambió desde una caída cercana al promedio a casi un mínimo histórico hacia el 17 de septiembre. El hielo marino antártico se mantuvo extremadamente bajo en los siguientes 12 meses. Las extensiones del mínimo histórico del hielo fueron determinadas diariamente desde el 5 de noviembre de 2016 al 10 de abril de 2017. Las extensiones promedio para noviembre y diciembre de 2016 fueron cinco desviaciones estándar por debajo del promedio. Ningún otro período de 12 meses (desde septiembre de 2016 a agosto de 2017) ha tenido una extensión de hielo marino tan persistentemente baja. El año 1986 tuvo una extensión baja cercana al récord para el período invernal (junio a diciembre), pero hubo períodos con extensiones cercanas al promedio, y aún superiores, a comienzos del año calendario.

Este mapa muestra la concentración de hielo marino antártico el 16 de septiembre de 2017. Adviertan la polinia en la Elevación Maud, en la parte superior de la imagen. La información fue obtenida con el Advanced Microwave Scanning Radiometer 2 (AMSR2). Crédito de la imagen: Cortesía de G. Heygster, C. Melsheimer, J. Notholt/Institute of Environmental Physics, University of Bremen.

Comenzando alrededor del 2 de septiembre, una apertura en la masa de hielo antártico se formó al norte de la Tierra de la Reina Maud en el extremo oriental del Mar de Weddell (cerca de los 64°S, 5°E). Para mediados de septiembre esta apertura, o polinia, había credido a unos 12.000 kilómetros cuadrados. Esta característica ha sido observada intermitentemente en la masa de hielo antártico desde que en los años 1970 estuvo disponible la primera información satelital. Entre 1974 y 1976 la polinia fue más grande, promediando 250 kilómetros cuadrados. Estuvo ausente por varios años en los ‘80 y ‘90. En años recientes ha sido observada esporádicamente y ha sido mucho más pequeña.

Es interesante saber que la polinia se forma cuando las corrientes oceánicas elevan agua cálida, que se halla en las profundidades, a la superficie del océano y derriten el hielo marino. Una meseta oceánica llamada Elevación Maud es la responsable de causar el movimiento vertical del agua. La persistencia de ciertos patrones atmosféricos, como la Oscilación Antártica o Modo Anular del Hemisferio Sur (SAM, por southern annular mode), se cree desempeña un papel en la conducción de la capa de agua profunda contra la Elevación Maud.

Coda preocupante

La sumatoria, mes a mes, de los registros satelitales de las extensiones del hielo marino de la Antártida y del Ártico, muestra que, globalmente, en cada porción del ciclo anual de crecimiento y caída del hielo, la Tierra perdió hielo marino desde fines de la década de 1970. “De hecho, este año (por 2017), cada uno de los meses, desde enero hasta agosto, experimentó un nuevo mínimo histórico mensual en las extensiones del hielo marino”, concluyó Parkinson.

Este artículo es una traducción libre de: End-of-summer Arctic sea ice extent is eighth lowest on record y Arctic sea ice at minimum extent

En el final, recordemos: compartan sus correcciones, pensamientos y sugerencias en la sección de comentarios. Y que compartan el contenido en donde deseen, ya que la única condición es que citen la fuente. Gracias.

Notas al pie

  1. End of summer Arctic sea ice extent is eighth lowest on record [return]
  2. Se le conoce como banquisa [return]
  3. National Snow and Ice Data Center [return]
  4. Recordemos que en el hemisferio Norte de la Tierra, se extiende desde abril a julio. En tanto, en el hemisferio Sur, tiene lugar el otoño. [return]
  5. National Weather Service Climate Prediction Center [return]
  6. NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) [return]
  7. North Slope of Alaska. [return]
  8. Multisensor Analyzed Sea Ice Extent. [return]
  9. U.S. National Ice Center. [return]
  10. Las referencias a los valores bajos o altos, estadísticamente entendidos, están referidos a los valores obtenidos en otros años, e incluso a los modelos ejecutados en súpercomputadoras, que preveían una determinada cifra, y la inesperada realidad muestra otra diferentes. (Espero no haber complicado más la comprensión del asunto. Si alguno de ustedes, estimados lectores, tiene una explicación más simple, será muy bienvenida.) [return]
comments powered by Disqus