POSTS

Puntos brillantes de Ceres serían hielo o sal

- 5 minutos de lectura - 965 palabras

Los misteriosos puntos brillantes de Ceres serían hielo o sal, según opinó Chris Russell, investigador principal de la misión Dawn, que llegó a Ceres el 6 de marzo de 2.015.

Russell, quien pertenece a la Universidad de California (UCLA), en Los Ángeles, señaló que “los puntos brillantes en esta configuración hacen de Ceres algo único entre todo lo que hemos visto antes en el Sistema Solar. El equipo científico está trabajando para entender su origen. El reflejo del hielo es el principal candidato en mi mente, pero el equipo sigue considerando posibilidades alternativas, como la sal. Con las miradas más cercanas que permiten la nueva órbita, y observaciones desde distintos ángulos, pronto estaremos en mejores condiciones de determinar la naturaleza de este enigmático fenómeno”, detalló Russell.

Imagen tomada el 6 de junio de 2.015 por la nave espacial Dawn, cuando se hallaba a 4.500 kilómetros de la superficie del planeta. Científicos de equipo piensan que los puntos brillantes de Ceres serían hielo o sal. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Recordemos que la zona de los puntos brillantes, denominada por los científicos Punto 5, no deja de sorprender a los investigadores, tampoco a nosotros, a medida que tenemos vistas más cercanas y mayor definición del lugar. Primero pensamos que se trataba de un gran punto, luego advertimos que podría tratarse de un par, y finalmente sabemos que se trata de un gran punto o núcleo central, rodeado de más características similares.

La región con los puntos más brillantes de Ceres se halla en el interior de un cráter de unos 90 kilómetros de ancho. En realidad se trata de un conjunto de varios puntos brillantes individuales de diferentes tamaños, con un cúmulo central. Hasta ahora, los científicos no han encontrado ninguna explicación clara acerca de la naturaleza de estos puntos, y a qué se debe el brillo que captan los instrumentos de la nave espacial Dawn.

Las nuevas imágenes del planeta enano tomadas por Dawn nos muestran la superficie llena de cráteres de este mundo misterioso con detalles jamás logrados hasta ahora. Entre las imágenes tomadas por la cámara de Dawn en la segunda órbita de mapeo a 4.400 kilómetros de la superficie, observamos los puntos brillantes, pero también la variedad de cráteres de impacto. Además, queda por confirmar que Ceres es un mundo en el que hay agua helada bajo la corteza.

Esta imagen tomada el 6 de junio de 2.015 por la nave Dawn, muestra una zona con cráteres de impacto de diversa condición, en la superficie del hemisferio Sur del planeta enano. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Muchas características de Ceres intrigan a los científicos, ya que contrastan con los otros cuerpos pequeños del Sistema Solar, incluido el protoplaneta Vesta, que Dawn estudió durante 14 meses, entre 2.011 y 2.012. Los cráteres abundan en ambos cuerpos, pero Ceres parece haber tenido más actividad en su superficie, con pruebas de los flujos, deslizamientos y estructuras colapsadas.

Imagen adquirida el 6 de junio de 2.015, cuando Dawn se hallaba a 4.400 kilómetros de altitud, nos muestra una zona del hemisferio Norte de Ceres, también plagada de cráteres. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Además, hay nuevas imágenes adquiridas el 16 de mayo de 2.015 por el Espectrómetro Mapeador Visible e Infrarrojo (VIR) de Dawn, que muestran una parte plena de cráteres en el hemisferio Norte de Ceres, incluida una imagen que refleja la temperatura y una vista en color verdadero. La imagen de la temperatura deviene de la información en la longitud de onda infrarroja: las zonas más claras, son las más frías, y las zonas más oscuras reflejan temperaturas más altas. VIR también es importante para determinar la naturaleza de los puntos brillantes de Ceres.

Aquí vemos tres imágenes de Ceres: blanco y negro, en color verdadero y en infrarrojo. Se trata de una zona plena de cráteres en el hemisferio norte del planeta enano. En la imagen infrarroja las zonas más claras son las más frías, y las más oscuras, con las temperaturas más altas. La imagen fue tomada el 16 de mayo de 2.015 a 7.300 kilómetros de altitud por el Espectrómetro Mapeador Visible e Infrarrojo (VIR) a bordo de la sonda Dawn. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/ASI/INAF

El 3 de junio, Dawn se estableció en su órbita actual, en la que observará el planeta enano a 4.400 kilómetros de la superficie hasta el 28 de junio. Durante cada órbita, que le toma unos tres días, la nave espacial llevará a cabo observaciones intensivas de Ceres. Luego, se desplazará a la siguiente órbita, a una altitud de 1.450 kilómetros, en la que se establecerá a comienzos de agosto. La ductilidad en los desplazamientos, y la ‘escasa velocidad’ de Dawn, se deben a sus motores iónicos. La nave espacial no es New Horizons, que luego de 9 años de viaje, sobrevolará Plutón el 14 de julio de 2.015 y luego se internará en el Cinturón de Kuiper, pero sus motores iónicos le han permitido a Dawn orbitar dos cuerpos distintos de nuestro Sistema Solar – Vesta y Ceres -, algo que ninguna otra nave logró jamás en la época moderna. Sin embargo, estas misiones tienen objetivos que podrían estar emparentados, como ya señalaron los científicos: Ceres y Vesta se habrían originado en el Cinturón de Kuiper, bien en el exterior del Sistema Solar. Vesta es un cuerpo árido y seco, y en la Tierra la mayor parte de los meteoritos hallados provienen de allí. En tanto, Ceres es un mundo húmedo, helado. ¿Cuerpos como Vesta aportaron materiales secos y volátiles a la Tierra? ¿Cuerpos pequeños como Ceres, entregaron agua a la Tierra?

Sigamos a la misión Dawn, que todavía nos develará misterios por décadas. Y tal vez podamos desentrañar el misterio sobre si los puntos brillantes de Ceres están constituidos por hielo o sal.

comments powered by Disqus