La magnetosfera como laboratorio de investigación

Así quedarán desplegados en el espacio los cuatro satélites MMS, que analizarán la reconexión magnética entre el Sol y la Tierra, la dinámica de las partículas solares altamente energizadas y la turbulencia provocada por estas corrientes de energía en la magnetosfera de la Tierra. Crédito de la imagen: NASA/Goddard Space Flight Center Scientific Visualization Studio
Así quedarán desplegados en el espacio los cuatro satélites MMS, que analizarán la reconexión magnética entre el Sol y la Tierra, la dinámica de las partículas solares altamente energizadas y la turbulencia provocada por estas corrientes de energía en la magnetosfera de la Tierra. Crédito de la imagen: NASA/Goddard Space Flight Center Scientific Visualization Studio

La misión Magnetospheric Multiscale (MMS), es una misión con cuatro sondas solares y terrestres que cuentan con instrumentos idénticos, que utilizarán la magnetosfera terrestre como un laboratorio para estudiar la microfísica de tres procesos fundamentales vinculados al plasma: la reconexión magnética (que se produce entre el Sol y la Tierra), la aceleración de partículas energizadas y la turbulencia.

Estos procesos se dan en todos los sistemas de plasma astrofísicos, pero pueden ser estudiados, hasta el momento, sólo en nuestro Sistema Solar y de una manera más eficiente, en la magnetosfera terrestre, donde controlan las dinámicas del entorno geoespacial y juegan un rol importante en los procesos conocidos como clima espacial.

El clima espacial en nuestro Sistema Solar tiene como protagonista principal a nuestro Sol, que energiza todo el sistema con nubes de plasma altamente energizadas. Pero también los planetas juegan un papel importante, porque cada uno -así como sus lunas –  interactúan con los rayos cósmicos de nuestro Sol así como de estos grupos estelares de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y más allá.

Ingenieros mecánicos montando uno de los paneles sonales del observatorio #4 de la misión MMS. Crédito de la imagen: Goddard Space Flight Center, de la NASA
Ingenieros mecánicos montando uno de los paneles sonales del observatorio #4 de la misión MMS. Crédito de la imagen: Goddard Space Flight Center, de la NASA

La misión MMS será lanzada en octubre de 2.014. Y durante su despliegue en el espacio, volarán en formación de tetraedro, como podemos apreciar en los vídeos con animaciones.

En una de las imágenes que acompaña este artículo vemos a los ingenieros mecánicos cuando completaron la instalación de los paneles solares del Observatorio #4. Son ocho paneles por nave espacial, una por cada una de las ocho bahías de la estructura octogonal de las sondas. Cuando se hallen en órbita, los paneles solares proveerán energía a las naves espaciales durante las fases de luz solar, mientras la batería – montada en el interior de la nave espacial – abastecerá de energía durante las 4 horas de eclipse que tendrán las sondas cada día.

Enhanced by Zemanta

Este artículo ha sido leído 645 veces!