Rusia reanudó lanzamientos hacia la Estación Espacial

Por Ricardo Daniel González | November 16, 2018

La Agencia Espacial Rusia Roscosmos reanudó este 16 de noviembre de 2018, el lanzamiento de vehículos espaciales con destino a la Estación Espacial Internacional.

Lanzó a las 18:14 horas GMT, el carguero de reabastecimiento Progress MS-10 desde el Cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán.



La misión significó el regreso de la variante del cohete Soyuz-FG para realizar vuelos que retoman los lanzamientos rusos hacia el complejo orbital. El Soyuz-FG es la misma variante de cohete que sufrió una falla mientras transportaba a dos tripulantes hacia la Estación: el cosmonauta Alexey Ovchinin y el astronauta de la NASA, Nick Hague, en octubre último.

El Progress MS-10, que la NASA denomina Progress 71, acarrea casi tres toneladas de alimentos, combustible y suministros para la tripulación que se encuentra en el laboratorio orbital. La Estación Espacial sobrevoló el área de lanzamiento unos segundos más tarde, a una altitud de 425 kilómetros.

El carguero ruso alcanzó la órbita preliminar y desplegó sus paneles solares y las antenas de navegación, de acuerdo a lo previsto. El Progress MS-10 realizará 34 órbitas a la Tierra antes de acoplarse automáticamente al módulo de servicio Zvezda, el venidero domingo 18, bajo la supervisión del ingeniero de vuelo ruso, Sergei Prokopiev.

Lanzamiento del carguero espacial ruso Progress MS-10, a bordo de un cohete Soyuz-FG. Crédito de la imagen: Roscosmos

Lanzamiento del carguero espacial ruso Progress MS-10, a bordo de un cohete Soyuz-FG. Crédito de la imagen: Roscosmos

El carguero permanecerá acoplado a la Estación por más de cuatro meses, y su desacople, reingreso y destrucción en las capas superiores de la atmósfera, están previstos para marzo de 2019.

La tripulación a bordo de la Estación recibirá dos cargueros espaciales este fin de semana: el ya mencionado Progress MS-10, y el carguero espacial privado Cygnus, que será lanzado a bordo de un cohete Antares este sábado 17, desde el Pad 0A del Centro Espacial de Virginia, ubicado en las Instalaciones de Vuelo Wallops, en la costa oriental de Virginia. El Cygnus será capturado y acoplado el lunes 19 de noviembre; operación que estará a cargo de la ingeniera de vuelo Serena Auñón-Chancellor, de la NASA.

Cygnus transportará poco menos de 3.400 kilogramos de alimentos, medicinas, combustible y otros suministros a la tripulación. El comandante de la Estación, el astronauta germano Alexander Gerst, respaldará las tareas a desarrollar por Auñón-Chancellor.


El regreso del cohete Soyuz-FG


El lanzamiento, sin inconvenientes, del Progress MS-10, significó el regreso de los lanzamientos espaciales rusos, tanto tripulados como sin tripulación, con destino a la Estación Espacial, luego de la falla que causó que la misión de octubre fuera abortada y los dos tripulantes fueran recuperados sin problemas, tras un descenso no programado.

Roscosmos realizó una investigación rápida de lo sucedido y determinó que la raíz del problema fue el mal funcionamiento de uno de los cuatro impulsores iniciales, que al desprenderse de manera defectuosa, afectó la primera etapa del cohete.



Desde el problema con el vuelo tripulado, Roscosmos lanzó dos cohetes Soyuz, ambos de la variante 2-1b, mientras que Arianespace realizó un lanzamiento desde el Centro Espacial de la Guyana Francesa con un Soyuz variante ST-B.

Según publicó NASA SpaceFlight el lanzamiento de hoy marcó el regreso del Soyuz-FG desde la falla de octubre, y el vuelo con el Progress, fue diseñado para confirmar la reanudación de los lanzamientos tripulados hacia la Estación, el primero de los cuales está previsto para el venidero 3 de diciembre.

Originalmente, el Progress MS-10 iba a ser lanzado a bordo de un Soyuz 2-1a, pero esto fue cambiado el 13 de agosto de este año, cuando los ingenieros rusos determinaron que se utilizara la variante FG. Que, de hecho, es la más antigua de las variantes de la legendaria familia de cohetes Soyuz.

La variante Soyuz 2 está más actualizada, porque tiene motores de mejor rendimiento, sistemas de inyección mejorados, y sistemas digitales de control de vuelo y de telemetría. La variante FG tiene un sistema de control análogo, y debe ser lanzado desde una plataforma que debe ser físicamente dispuesta y alineada con el azimut de lanzamiento, porque a diferencia de la variante 2, no puede realizar maniobras de rotación después del lanzamiento.


Demoras, y más demoras


En realidad, la variante FG debía tener una vida corta, ya que Roscosmos planeaba utilizar la variante 2-1a para todos los lanzamientos relacionados con la Estación, pero los problemas sufridos con el cohete en el lanzamiento de varios cargueros Progress, causaron preocupación en la NASA, que fue manifestada a sus socios rusos.

Ambas agencias espaciales acordaron que el Soyuz-FG seguirá en uso mientras la NASA siga comprando los asientos para sus astronautas. Y esto parece que se prolongará más de lo pensado, por las constantes demoras de Boeing y SpaceX en concretar el buen funcionamiento de sus cápsulas tripuladas. Esto haría que la variante 2-1a sea utilizada para el lanzamiento hacia la Estación, de un vuelo de prueba de una cápsula Soyuz no tripulada a finales de 2019.

Este artículo es una traducción ad-hoc de: Russia to resume Soyuz-FG rocket, Station flights with Progress MS-10 cargo vehicle y de Russia’s Cargo Craft Blasts Off to Station for Sunday Delivery

comments powered by Disqus