Kepler dio las buenas noches

Por Ricardo Daniel González | November 16, 2018

En el anochecer del jueves 15 de noviembre de 2018, el telescopio espacial Kepler, de la NASA, recibió el último conjunto de comandos destinado a interrumpir las comunicaciones con la Tierra.


Creación artística que muestra, en primer plano, al telescopio espacial Kepler, y más allá al Sol y a nuestro hogar, la Tierra. Crédito de la imagen: NASA Ames/JPL-Caltech


En un comunicado, el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por Jet Propulsion Laboratory), indicó que el comando “buenas noches” puso fin a la transición hacia el retiro de la sonda espacial, que se había iniciado el 30 de octubre de 2018. Entonces, la NASA anunció que Kepler había agotado el combustible y no podría realizar tareas científicas.

La despedida de Kepler coincidió con el día en que, 338 años atrás, fallecía el astrónomo alemán Johannes Kepler, a quien el observatorio espacial debía su nombre. El científico había descubierto las leyes de las órbitas planetarias, y murió el 15 de noviembre de 1630.



El telescopio espacial Kepler ha tenido un impacto profundo en la comprensión del número de mundos que existen más allá de nuestro sistema solar. A través del sondeo realizado, hemos descubierto que en la Vía Láctea, los planetas son más numerosos que las estrellas. La oficina de divulgación de JPL consultó, a modo de despedida a la sonda espacial, a personas que participaron de manera cercana con el proyecto, sobre el significado de hallar que en nuestro hogar galáctico, existan más planetas que soles.


Los comandos finales fueron enviados a través de la Red de Espacio Profundo de la NASA (cuyas siglas DSN, responden a Deep Space Network), desde el centro de operaciones de Kepler, en el Laboratory for Atmospheric and Space Physics (LASP), en la Universidad de Colorado, en Boulder. LASP conducía las operaciones de la sonda en representación de la NASA y de Ball Aerospace & Technologies Corporation, también con sede en Boulder.

El equipo de Kepler desarmó los modos seguros de los sistemas, que podrían inadvertidamente ponerlos en funcionamiento nuevamente, y se transmitieron órdenes para desactivarlos sistemas de comunicación. Debido a que la sonda espacial está rotando lentamente, el equipo de Kepler debió establecer cuidadosamente el momento de transmisión de los comandos, que se estima que alcanzarán la nave durante períodos de comunicación viables. El equipo seguirá monitoreando a Kepler para asegurarse que los comandos fueron exitosos. Kepler está ahora a la deriva en una órbita segura en torno al Sol, a 151.278.336 de kilómetros de la Tierra.

Toda la información recolectada por Kepler, durante su resiliente tarea a lo largo de nueve años, seguirá bajo análisis de los científicos, que aún aportarán muchos descubrimientos por varias décadas.

El Centro de Investigación Ames, de la NASA, con sede en Silicon Valley, California, tuvo a cargo el gerenciamiento de las misiones Kepler y K2 para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA. El Laboratorio de Propulsión a Chorro, de la NASA, con sede en Pasadena, California, tuvo a su cargo el gerenciamiento del desarrollo de la misión Kepler. Ball Aerospace & Technologies Corporation opera el sistema de vuelo con el apoyo de LASP.

comments powered by Disqus