Inesperado descubrimiento bajo el hielo de Groenlandia

Por Ricardo Daniel González | November 15, 2018

En una remota zona del noroeste de Groenlandia un equipo internacional de científicos realizó un inesperado descubrimiento enterrado bajo una capa de un kilómetro de hielo.

Es un cráter de impacto, de 300 metros de profundidad y 31 kilómetros de ancho; más grande que Washington D.C., la capital de Estados Unidos, y aún más que París, la capital de Francia, es probablemente uno de los cráteres de impacto más jóvenes y grandes en la Tierra.

El grupo, liderado por investigadores del Centre for GeoGenetics de la University of Copenhagen en el Natural History Museum de Dinamarca, trabajó los últimos tres años para verificar el descubrimiento, que fue realizado en 2015 utilizando información proveniente de la NASA. El hallazgo fue publicado el pasado 14 de noviembre en Science Advances.

La incesante propagación de la Capa de Hielo de Groenlandia cubrió el cráter, ocultándolo por miles y tal vez cientos de miles de años. Aún así, los científicos dicen que esencialmente estaba oculto a simple vista. ¿Qué reveló, finalmente, su presencia? Todo comenzó con una roca, un mapa y una conexión realizada por científicos en el Museo de Historia Natural de Copenhague. Diariamente los científicos de allí pasan junto a un enorme meteorito metálico hallado en Groenlandia décadas atrás. Un día, obtuvieron un nuevo mapa de la topografía de la roca madre por debajo del casquete glaciar, mayormente basado en información, de un radar capaz de penetrar el hielo, recolectada por dos décadas a bordo de un avión P-3 de la NASA.


El momento Eureka


“La información que la NASA recolecta es puesta a disposición, libremente, de los científicos y del público de todo el mundo. Eso estableció la etapa para el momento Eureka de nuestros colegas daneses”, indicó Joe MacGregor, glaciólogo de la NASA en el Centro de Vuelo Espacial Goddard, con sede en Greenbelt, Maryland, que estuvo involucrado en la investigación en los momentos iniciales.

Creación artística de la luz del meteoro aproximándose, reflejándose sobre el casquete glaciar de Groenlandia. Crédito de la imagen: NASA/Brian Monroe.

Los investigadores ubicaron el cráter, por primera vez, en julio de 2015, mientras estaban inspeccionando un nuevo mapa de la topografía debajo de la capa de hielo de Groenlandia, que utilizó información de radar que penetra las capas de hielo de la Operación IceBridge, en una de las misiones que había realizado en Groenlandia. Detallemos que IceBridge es una misión que monitorea los cambios de las capas de hielo en la Antártida y en el Ártico.

El mapa es refinado todo el tiempo, incluso en aquellas áreas abiertas a la interpretación, por ejemplo un apreciable borde semicircular de la capa de hielo bajo el glaciar Hiawatha. Sí, la información obtenida mostraba una depresión circular en la roca madre, cerca de la región donde fue hallado el meteorito que está en Copenhague.


Más información satelital


Utilizando imágenes del instrumento Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS), a bordo de los satélites Terra y Aqua, MacGregor también examinó la superficie del hielo en la región del glaciar Hiawatha, y rápidamente encontró evidencia de un patrón circular en la superficie del hielo que coincidía con aquel observado en el mapa topográfico del mando rocoso.


El aporte desde otro avión


Para confirmar las sospechas, el equipo envió en mayo de 2016 un avión con equipos de investigación, del Alfred Wegener Institute, de Alemania, para que sobrevolara el glaciar Hiawatha y mapeara el cráter y el hielo que yacía por arriba, con un radar de última generación que penetra el hielo provisto por la University of Kansas. MacGregor, que es experto en las mediciones del hielo con radar, ayudó a diseñar esa campaña aerotransportada. “Mediciones previas con radar del glaciar Hiawatha fueron parte de una campaña a largo plazo de la NASA para mapear la cambiante cubierta de hielo de Groenlandia. Realmente necesitábamos probar nuestras hipótesis con una campaña de radar profunda y enfocada. El sondeo superó todas las expectativas y obtuvo imágenes con un detalle impresionante: un borde circular muy distinguible, elevaciones centrales, capas de hielo con y sin perturbaciones, y desechos en la base. Está todo allí”, precisó MacGregor.


Hielo relativamente reciente


El científico resume así cómo los investigadores pudieron confirmar que la reveladora forma de cuenco con picos centrales yacía debajo del glaciar Hiawatha. También hallaron que el hielo más antiguo en realidad era bastante joven, para los estándares de Groenlandia, y había experimentado una gran alteración en su flujo hacia el final de la última era de hielo.


Preservación sorprendente


“El cráter está excepcionalmente bien preservado, y eso es sorprendente porque el hielo de los glaciares es un agente de erosión increíblemente eficiente que podría haber removido rápidamente los rastros del impacto”, apreció Kurt Kjær, profesor del Center for GeoGenetics en el Natural History Museum de Dinamarca y autor principal del estudio.

Mosaico del barrido de uno de los satélites de la familia Landsat de la región del glaciar Hiawatha.


Luego, una expedición de campo


En los veranos de 2016 y 2017, el equipo de investigación regresó al glaciar Hiawatha para una campaña de campo en la que analizó las estructuras tectónicas en las rocas cercanas al pie del glaciar y recolectar muestras de sedimentos arrastrados desde la depresión a través de una corriente de agua derretida.


El cuarzo también lo confirmó


Hallaron granos de cuarzo que mostraban signos de haber sido golpeados físicamente por un impacto masivo. “Parte de la arena de cuarzo que proviene del cráter tenía rasgos de deformación planar indicativos de un impacto violento: esta es una evidencia concluyente de que la depresión que yace debajo del glaciar Hiawatha es el cráter de un meteorito”, señaló el profesor asociado Nicolaj Larsen de la Aarhus University, de Dinamarca, uno de los autores del estudio publicado ayer.

Los modelos sugieren que el asteroide tenía más de un kilómetro de ancho. El cráter Hiawatha es uno de los cráteres de impacto más grandes en la Tierra, y el primero hallado bajo cualquiera de las capas de hielo del planeta. Fundamentalmente, el cráter de impacto en Hiawatha aún se ve como un cráter de impacto, pese a que está cubierto de hielo y parece que está siendo erosionado rápidamente. La información en conjunto sugiere que es bastante joven, en términos geológicos.


Muchos secretos


Más, los científicos desconocen el preciso momento en que un asteroide aceleró con destino a la Tierra, a través de la atmósfera, hacia la corteza del planeta en el noroeste de Groenlandia.


Creación artística de la hipotética dispersión en el Atlántico Norte, de agua fresca proveniente de la capa de hielo derretida por el impacto del asteroide. Crédito de la imagen: NASA/Brian Monroe.


Se cree que sucedió menos de 3 millones de años atrás. Pero podría haber sucedido tan recientemente como la última era de hielo, de 12 a 115 mil años atrás. El impacto podría haberse dado cuando Groenlandia ya estaba cubierta de hielo y podría haber vaporizado de manera instantánea miles de millones de toneladas de hielo y reencauzado el flujo de hielo y agua hacia el océano. Cada vez que hubo impacto causado por un cuerpo celeste desde fuera de la Tierra, la vida en la Tierra podría haber sido afectada profundamente. En el vídeo, puede escucharse que el equipo de visualización y divulgación del Centro Espacial Goddard pondera lo siguiente: un impacto de este tamaño es poco probable que suceda otra vez, pronto, pero la evidencia de que podría haber ocurrido no muy atrás, es esencial en la historia de la Tierra para establecer los riesgos actuales. Y concluye que este es el primer estudio del cráter de impacto Hiawatha, que aún conserva muchos secretos que esperan ser descubiertos.

Créditos del vídeo: NASA’s Goddard Space Flight Center/Jefferson Beck. Música: “Timelapse Variations - Remixed” Natalie Draper, Composer. Original recording: Symphony Number One, SNOtone Records. Dan Rorke, Audio Engineer. Jordan Smith, Music Director.

Este artículo es una traducción ad-hoc de la información difundida por el Centro de Visualización del Centro de Vuelo Espacial Goddard: Massive Crater Discovered under Greenland Ice; y del artículo International Team, NASA Make Unexpected Discovery Under Greenland Ice.

El artículo de Kjær et al., puede hallarse aquí

comments powered by Disqus