Sutiles montañas de hielo en Saturno

Por Ricardo Daniel González | February 21, 2018

Los anillos de Saturno tienen picos de hielo que se elevan hasta 2,5 kilómetros por encima del plano de estas características que definen al gigantesco planeta.

Estas elevaciones suponen una desviación significativa respecto a su espesor vertical, que suele ser de tan solo 10 metros (sí, los anillos de Saturno tienen sólo 10 metros de espesor). Pero estas características heladas al alzarse tan bruscamente en el extremo del anillo B, despliegan sombras alargadas que permitieron su observación por los instrumentos de la sonda espacial Cassini.

Picos de hielo en los extremos del anillo B de Saturno. Crédito de la imagen: NASA/JPL/SSI

Picos de hielo en los extremos del anillo B de Saturno. Crédito de la imagen: NASA/JPL/SSI

Sin embargo, estas elevaciones no son sólidas, ya que constituyen acumulaciones de partículas de los anillos cuyo cambio constante responde al impulso de la gravedad de las lunas menores y a las ondulaciones inducidas en ellos.

En el área superior de la imagen que acompaña a este artículo, es visible parte de la división de Cassini, entre los anillos B y A, con una serie de subanillos en la división interior. Es una región que se halla en el borde exterior del anillo B, en la que se encuentran lunas menores con diámetros de hasta un kilómetro o más. Es posible que estos cuerpos afecten significativamente al material de los anillos que los atraviesa y que empujen hacia arriba las partículas con un patrón de ‘salpicadura’, por lo que no hay rigidez allí.

Imágenes de estas características, captadas por Cassini, sólo pueden captarse alrededor del equinoccio de Saturno, que tiene lugar cada medio año saturniano, equivalente a 15 años terrestres. La geometría de iluminación que acompaña al equinoccio hace que el ángulo del Sol baje hasta el plano de los anillos y que las estructuras sobresalgan, desplegando largas sombras sobre los anillos.

La imagen fue capturada por el teleobjetivo de la cámara de la sonda Cassini el 26 de julio de 2009, dos semanas antes del equinoccio del planeta, que tuvo lugar el 11 de agosto, mientras el Sol incidía paralelamente sobre el plano de los anillos.

La imagen ofrece una vista hacia el lado sur e iluminado de los anillos, unos 32º por debajo de su plano. La imagen se capturó a una distancia de 336.000 kilómetros de Saturno y a un ángulo Sol-Saturno-sonda de 132º. La escala es de 2 kilómetros por píxel y la imagen abarca una sección de 1.200 kilómetros de longitud, que se extiende por el borde exterior del anillo B.

La imagen fue publicada por primera vez el 1 de noviembre de 2010. Y ahora fue difundida nuevamente por la Agencia Espacial Europea (ESA), para atraer lectores sobre temas espaciales, astronómicos, vinculados con actividades terrestres que son seguidas por multitudes. Por ejemplo, los Juegos Olímpicos de Invierno de Pieonchang, y vincularlos con la posibilidad que esas elevaciones de hielo pudieran ser desafiadas por esquiadores o cultores del snowboard. Tal vez, en el futuro, astronautas humanos se aventuren en los anillos, con capacidades tales que les permitan surfear estas elevaciones heladas tan sutiles, sin preocuparse por los efectos de la interacción con las ‘lunas pastoras’, como se denomina a las pequeñas lunas -en proporción a su planeta madre- que alteran los anillos.

La misión Cassini es un proyecto cooperativo de la NASA, la ESA y la agencia espacial italiana ASI. La misión concluyó en septiembre de 2017. Su legado se extenderá por varias décadas, hasta interpretar la información obtenida con la misión, que abrirá caminos para otros orbitadores e incluso, el despliegue de unidades robóticas en algunas de las lunas saturnianas, tales como Titán y Encélado.

Por favor, no se pierdan de visitar el sitio de las imágenes procesadas captadas a lo largo de la misión de la sonda Cassini.

comments powered by Disqus