Qué dejó un agujero de 40 centímetros en los paneles solares de un satélite

La imagen muestra el antes y el después en uno de los paneles solares del satélite Sentinel-1A, tras el impacto de un objeto de unos milímetros de tamaño, el 23 de agosto de 2.016. Crédito de la imagen: ESA
La imagen muestra el antes y el después en uno de los paneles solares del satélite Sentinel-1A, tras el impacto de un objeto de unos milímetros de tamaño, el 23 de agosto de 2.016. Crédito de la imagen: ESA

Ingenieros de la Agencia Espacial Europea descubrieron que un panel solar del satélite Sentinel-1A fue golpeado este 23 de agosto de 2.016 por una partícula de tamaño milimétrico. Gracias a las cámaras a bordo del satélite que orbita la Tierra, los controladores de superficie fueron capaces de identificar el área afectada. Hasta ahora, no ha habido efectos graves en la rutina de operaciones del satélite, según se informó oficialmente.

Una pequeña caída de potencia repentina fue observada en una de las estructuras del panel solar de Sentinel-1A, orbitando a 700 kilómetros de altitud, a las 17:07 horas GMT el 23 de agosto último. Simultáneamente, fueron medidos cambios ligeros en la orientación y en la órbita del satélite.

Tras una investigación preliminar, el equipo de operaciones del centro de control de la ESA en Darmstadt, Alemania, sugirieron que un posible impacto de basura espacial o de un micrometeoroide en el ala del módulo solar.

Un impacto en la Cúpula de la Estación Espacial Internacional. Crédito de la imagen: Tim Peake-ESA
Un impacto en la Cúpula de la Estación Espacial Internacional. Crédito de la imagen: Tim Peake-ESA

Se realizaron análisis detallados del estado del satélite para entender la causa de la pérdida de energía. Además, los ingenieros decidieron activar las cámaras a bordo para tomar imágenes del sistema de paneles solares. Las cámaras fueron originalmente utilizadas para monitorear el despliegue de los paneles solares, que ocurrió apenas unas horas después del lanzamiento del satélite, en abril de 2.014, y no se pensó en utilizarlas después de entonces.

Tras el encendido, una cámara brindó una imagen que mostró con claridad el impacto en el panel solar.

El impacto de un cuerpo pequeño a altísima velocidad, según pruebas de la ESA relacionadas con la basura espacial. Crédito de la imagen: ESA
El impacto de un cuerpo pequeño a altísima velocidad, según pruebas de la ESA relacionadas con la basura espacial. Crédito de la imagen: ESA

La pérdida de energía es relativamente pequeña comparada con la energía total aportada por el ala solar, que se mantiene por encima de la requerida por el satélite para operaciones rutinarias.

“Estos impactos, causadas por partículas de tamaños milimétricos, no son inesperadas. Estos objetos muy pequeños no se pueden monitorear desde la superficie, porque solamente objetos mayores a los 5 centímetros pueden ser monitoreadas, y, entonces, evitadas realizando maniobras con los satélites, indicó Holger Krag, jefe de la Oficina de Basura Espacial de la ESA, con sede en  Darmstadt, Alemania.

“En este caso, suponiendo que el cambio en la actitud y en la órbita del satélite por el impacto, la velocidad típica de un fragmento de ese tipo, más parámetros adicionales, nuestras primeras estimaciones indican que el tamaño de la partícula era de apenas unos milímetros. Siguen los análisis para obtener indicaciones que reduzcan el origen del objeto a uno natural o fabricado por el hombre. Las imágenes del área afectada muestran que provocó un diámetro de unos 40 centímetros de diámetro en la estructura del complejo solar, confirmando que el impacto provino desde atrás, como sugirieron las lecturas de la tasa de actitud del satélite”, añadió Krag.

La ESA insistió en que este hecho no afectó la rutina de operaciones del satélite, que sigue con normalidad.

Los satélite Sentinel-1, que integran el Programa Copernicus de la Unión Europea, es operada por la ESA en nombre de la Comisión Europea.

Este artículo ha sido leído 105 veces!